Indicadores económicos: UF: UTM: USD: ARS: EU: Santoral: Precio de las bencinas
Desde Miami, en Estados Unidos, y Puerto Escondido, en México

Magallánicos relatan su experiencia en las zonas de terremoto y huracán

cronica
11/09/2017 a las 12:30

Tras el sismo 8,2 Richter que afectó la zona sur de México y el paso del huracán Irma por el territorio costero estadounidense, coterráneos esperan que la situación se normalice lo antes posible.

América del Norte está viviendo una de sus peores catástrofes naturales del siglo, siendo golpeada no sólo por el paso del huracán Irma (de categoría 5, el más fuerte de todos) por el territorio de Florida, sino además por el terremoto grado 8,2 en la escala de Ritcher, ocurrido cerca de Chiapas, la zona sur de México.

El temor se ha tomado a la población en estos dos lugares, una situación que al menos, para los estadounidenses, se extenderá tras el anuncio de otros dos ciclones anunciados por las autoridades meteorológicas: Katia y José. Hasta el momento hay tres personas fallecidas en el estado de Florida, mientras que en el Caribe se confirmaron 25 muertes.

En tanto, en México ya se ha confirmado la muerte de cerca de un centenar de personas en los estados de Chiapas, Oaxaca y Tabasco, además de diversos daños de consideración en infraestructura. Hasta el día de ayer, las réplicas fluctuaban en alrededor de 1.000, por lo que el riesgo de nuevos colapsos, sobre todo en edificios antiguos, es latente.

Diario El Pingüino tomó contacto con magallánicos que actualmente están en las zonas de catástrofe, quienes relataron lo que es estar bajo la furia de la naturaleza.

Magallánicos en Miami
Nerak Ojeda y Benjamín Mora son estudiantes magallánicos. El 29 de agosto viajaron hasta la ciudad de Miami, Estados Unidos, para estudiar y seguir con sus entrenamientos de básquetbol. No obstante, las clases fueron suspendidas y tuvieron que refugiarse en la casa de Óscar Lozano, quien está a cargo de ellos en ese país.

“Desde el sábado en la tarde estamos en casa, sin salir, llenos de comida, agua  con reservas para 4 o 5 días. Miami es un caos, mucha gente se desplazó hacia el norte, Orlando y Carolina del Norte y del Sur. Los supermercados sin agua, pan y con largas colas para pagar en las cajas”, contó Lozano.
“Nosotros estamos juntos, pasamos el tiempo jugando cartas, conectados a internet y sin salir de casa por las fuertes ráfagas de viento y tormentas tropicales. Hasta el momento tenemos de todo, pero no podemos salir al exterior”, agregó.

Los jóvenes cuentan que ya tuvieron contacto con sus familiares, por lo que están a la espera de que las condiciones climáticas amainen para poder salir.

“Hay susto colectivo”

El magallánico José Saldivia estaba viajando en bus hacia Puerto Escondido desde Oaxaca junto a su amigo Bernardo Quintana (también chileno), cuando el vehículo paró en medio del camino. Por los comentarios del chofer, se percató que la tierra se había movido.

“Como estábamos dentro del bus en movimiento y en un camino de muchas curvas, no sentimos mucho el temblor, pero del viaje, que dura como siete horas, nos demoramos finalmente como trece, porque tuvimos que quedarnos en un pueblito, ya que la mayoría de los caminos se habían derrumbado”, contó.

Saldivia junto a su amigo pudieron llegar a su destino, sin embargo desde el hotel en que se hospedaban les informaron sobre una alerta de tsunami, situación que se mantuvo durante el día. 

Actualmente, los amigos seguirán en México, ya que se encuentran realizando un blog. Saldivia comentó que “hay susto colectivo, porque hace mucho tiempo no sentían un temblor tan fuerte, el terremoto duró dos minutos eternos. La alerta en Puerto Escondido ya pasó, pero la gente sigue teniendo miedo de bajar a la playa”.



PUBLICIDAD

Pingüino Multimedia entrega este espacio a su público para la expresión personal de opiniones y comentarios apelando al respeto entre unos y otros desligandose por completo por el contenido de cualquier comentario emitido.

Comentarios


PUBLICIDAD
Más noticias
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD