Desde los 14 años ha estado metido en temas de uso de drogas y alcohol

Joven involucrado en balacera duerme hace tres meses en el Hospital

cronica
23/01/2018 a las 10:30

Pese a llevar una “vida al máximo”, como él señala, no quiere que otros jóvenes sigan su ejemplo

Cada viernes en la madrugada llega Nicolás Nicoreo a los pasillos del Hospital Clínico Magallanes, porque en su casa no le permiten entrar después de la madrugada y menos si Nicolás se va a alguna discoteca de la ciudad a reunirse con sus amigos.

El motivo principal de Nicolás para irse a dormir al Hospital, es que a sus padres no les gusta que llegue con exceso de alcohol en el cuerpo, ni tampoco bajo los efectos de alguna sustancia psicotrópica.

Este joven de 19 años de edad actualmente se desempeña como parquero cerca de las inmediaciones del mall para poder “ganarse unos pesitos” y comer algo. “Generalmente, no me dan mucho dinero, para lo que me alcanza es para comer galletas y snacks. A veces hasta te miran diferente, algo distinto que cuando estoy en el Hospital, aquí la gente sí me da comida, en ocasiones me regalan café y empanadas”, comentó.

Nicolás estudia en el Centro de Educación Integral de Adultos (CEIA) donde cursa tercer y cuarto medio. Allí tiene diferentes amistades que al igual que él les gusta “vivir la vida al máximo”. “A mí me gustan los autos tunnig. De madrugada siempre veo las carreras y me emociono mucho. En varias ocasiones he estado de acompañante, pero cuando más me emociona es cuando yo estoy al volante. Yo tengo mis dos autos y siempre los ando arreglando para cuando me toque correr”, apuntó.

Desde los 14 años este joven ha estado involucrado en el consumo de marihuana y alcohol. Para él es algo agradable y adictivo, cosa que lo “relaja”. Es por ello que asiste al Centro de Rehabilitación “Comunidad San Juan” donde “cada vez que quiere” se acerca. A este joven no le importa mucho el qué dirán, pues prefiere dormir en el hospital que ir a su casa. “Realmente, me importa muy poco lo que la gente diga de mí. Me vengo al hospital, porque mis padres no me dejan entrar y no me voy a casa de mis amigos porque siempre los molesto y no quiero ser una carga para nadie”, asegura.  

Nicolás va a cumplir tres meses desde que decidió no volver a su casa después que en ciertas ocasiones discutía con sus padres cuando llegaba de madrugada. “Ya mis padres no me dicen nada. Lo único que sé es que cuando vuelva no me van a abrir la puerta y por eso prefiero venirme a dormir aquí, no me importa si estoy en el piso o en mi casa, me da igual. Además, ellos no saben que yo me encuentro aquí, siempre les digo que me voy a casa de un amigo pero prefiero no molestar”, señaló.

La vida de este joven es un poco arriesgada, hace días estuvo involucrado en una persecución que acabó con un detenido y varios disparos por carreras clandestinas. “Yo estuve ahí y me logré escapar, no me vine ese día al Hospital, porque no quería que me reconocieran, pero la persona que arrestaron era mi amigo, incluso yo estaba de copiloto, pero fui más rápido que todos y logré escapar”. 

Ante esto, Nicolás agrega que va a seguir asistiendo a las carreras. “Ellos no se acuerdan de mí, así que igual voy a seguir asistiendo porque es lo que realmente me gusta. Quiero competir”, sentenció.
Nicolás es un chico frío, que al parecer solo le importa vivir la vida día a día. Aún así espera que los más jóvenes o la próxima generación respete a sus padres. “El tema de venirme a dormir al hospital es una decisión personal. Yo quiero y amo mucho a mis padres, pero en algunas cosas no estoy de acuerdo con ellos. No quiero que los niños sigan mi camino, pues me gustaría que respetaran a sus padres, que fueran hombres y mujeres de bien. No estoy diciendo que yo sea malo, pero tengo mi forma de ser” explicó.

Al término de esta entrevista, Nicolás comentó que iba a salir a buscar de que comer, porque tenía hambre. Aún así, explicó que todavía no era el momento de volver a su hogar. “Primero, voy a salir con mis amigos y cuando crea necesario volveré a mi casa”.

Nicolás lleva tres meses durmiendo en los pasillos del Hospital; la razón principal es que a sus padres no les gusta que llegue de madrugada a su casa y con olor a marihuana.

Nicolás Nicoreo: "El tema de venirme a dormir al hospital es una decisión personal, yo quiero y amo mucho a mis padres”.


PUBLICIDAD

Pingüino Multimedia entrega este espacio a su público para la expresión personal de opiniones y comentarios, apelando al respeto entre los usuarios y desligándose por completo del contenido de los comentarios emitidos.

Comentarios


PUBLICIDAD
Más noticias
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD