En el año 2017 se registraron 13 casos

Autoridades de Salud y SAG alertan a la comunidad por hidatidosis

cronica
10/03/2018 a las 16:00

La enfermedad es producida por perros que se contagian con vísceras de ovino. Los niños son más propensos a ser afectados por esta bacteria.

La Seremi de Salud y el Servicio Agrícola Ganadero (SAG) entregaron el estudio de prevalencia de Equinococosis Quística Canina (hidatidosis) en la Región de Magallanes durante el año 2017. El objetivo del estudio fue levantar información respecto de la prevalencia del parásito causante de esta enfermedad en perros del área rural, urbana y ambiental de la región.

En el segundo semestre del año 2017 se inició el estudio, en el que ambas instituciones participaron, realizando toma de muestra de fecas, catastro de perros y aplicando encuestas. Durante el año 2016 se notificaron once casos de personas con hidatidosis, con un tasa de incidencia de 6,6 por cada 100 mil habitantes.

En el año 2017 la tasa subió y provocó una señal de alarma en los entes públicos. El seremi de Salud, Oscar Vargas, explicó que “estamos dando cuenta de los primeros resultados de un trabajo para identificar la Equinococosis Canina (hidatidosis).

Estos resultados de alguna manera grafican la preocupación que nosotros habíamos manifestado respecto de la presencia de pacientes con hidatidosis que nos ha ido preocupando. Este parásito ha estado empezando a aparecer en niños, así que significaba ir a ver cuál era la realidad con la que nos encontrábamos.

Es una realidad que no deja de ser preocupante, ha aumentado en lo rural, está presente en lo urbano y por lo tanto, son factores de riesgo. En 2017 se registraron 13 casos con una tasa de 7,8 por cada 100 mil habitantes”.

Estudios

Según los datos entregados se catastraron 9.198 lugares y 11.421 perros, se recolectaron 1.990 encuestas. De igual forma se entregaron dosis de desparasitario a 10.721 perros de las zonas en que se desarrolló el estudio (Magallanes). De acuerdo con el lugar de estudio se detectó este parásito en el 39,34 de las muestras analizadas de zonas rurales, en el 8,6% se los sectores periurbanos y perirrurales, y en el 1,22% de las áreas urbanas.

De esa manera, la directora regional del Servicio Agrícola y Ganadero (SAG), María Isabel Sánchez, explicó que debido a la falta de estudios y proyectos las tasas de este parásito comenzaron a elevarse.

“Durante muchos años encabezamos un proyecto que también contó con financiamiento del Gobierno Regional y con fondos propios para disminuir la prevalencia de Equinococosis Quística a nivel rural. En el año 1979 se tenía aproximadamente un 72% de prevalencia, sin embargo, hasta el 2004 se trabajó en ese proyecto donde se logró disminuir la presencia de este parásito a niveles muy bajos, por lo que se consideró que no era necesario continuar con el proyecto. Lamentablemente, hoy día nos encontramos con una prevalencia en humanos muy alta, hemos detectado que ha ido aumentando de manera paulatina la presencia del parásito en ovinos, ya que tenemos un control permanente en plantas frigoríficas.

Para nosotros es importante hacer un llamado a la comunidad a cuidar a sus hijos, a tenerles el hábito del lavado frecuente de manos cuando se le hace ‘cariño’ a un perro, porque la mayoría de los niños acaricia al animal y después se pasa la mano por la boca, de esa manera es que se tragan los ‘huevos’, sin darse cuenta, por lo tanto, de esa forma se empieza a formar el quiste en el organismo. Este parásito no sólo afecta al hígado, también afecta a distintas partes del organismo, como el cerebro, la columna, el corazón y muchas partes”, explicó.

Síntomas

Según los especialistas, generalmente las personas no se enteran hasta que por un evento externo les hacen un examen y detectan que tienen los quistes en el hígado.

La directora explicó que “en caso de que la persona empiece con una ictericia (coloración amarillenta de la piel), claramente tiene que consultar al médico, no son síntomas específicos que indiquen la presencia de este parásito en el cuerpo, lo que sí podemos hacer es prevenir la presentación a través de la dosificación de los perros, las personas que vivan en sectores urbano, periurbano y rural y que cuando haya faenamiento en el campo, las vísceras no se las den a los animales y las entierren.

Riesgos

Las autoridades explicaron que en el caso de los niños es un peligro que se contagien con este parásito. “Este riesgo es importante, porque puede llevar a la muerte.

En el caso de los niños puede ser que esté condenado permanentemente a ser operado, porque si lo operan y le extraen los quistes, puede que haya uno en formación que no sea detectado, y por lo tanto van a tener que volver a operarlo, una y otra vez y eso puede llevar a la muerte”, advirtió Sánchez.


PUBLICIDAD

Pingüino Multimedia entrega este espacio a su público para la expresión personal de opiniones y comentarios, apelando al respeto entre los usuarios y desligándose por completo del contenido de los comentarios emitidos.

Comentarios


PUBLICIDAD
Más noticias
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD