Indicadores económicos: UF: UTM: USD: ARS: EU: Santoral: Precio de las bencinas
Caso de Max Bahamonde cumple un lustro

Padre de joven asesinado hace cinco años: “Uno nunca deja de ser víctima”

policial
14/04/2018 a las 13:23

Este 14 de abril se conmemora un nuevo aniversario del cruel asesinato que vivió el joven puntarenense de 21 años a pasos de la Universidad de Magallanes.

El 14 de abril de 2013 marcó para siempre a René Bahamonde y su familia. Su hijo Max, quien en esa fecha tenía tan solo 21 años de edad fue cobardemente asesinado en la vía pública por una pandilla de delincuentes que le querían robar unas pertenecias (comida) que llevaba para asistir a una reunión de jóvenes estudiantes en la Universidad de Magallanes.

Específicamente, Max recibió 20 estocadas en su cuerpo quedando moribundo en la calle Arturo Merino Benítez, siendo atendido por el conductor de Pingüino Radio, Jorge Gómez.

Actualmente, existe una animita en su memoria en dicha calle y justamente hoy se cumplen cinco años del asesinato de Max Bahamonde Agüero.

Su padre, René Bahamonde, pese al dolor, habló con El Pingüino y contó, desde el mismo lugar donde su hijo murió, cómo ha sido este difícil transitar entre la pena y los recuerdos de su hijo.

“De repente esto no tiene explicación. Son cinco años. Para nosotros esto es como si hubiese sido ayer, porque a medida que más pasa el tiempo, pareciese que a nosotros como familia nos hace sentir, incluso la no presencia de él, mal. Nos hace mucha más falta cuando nos reunimos en familia, a pesar de que han pasado cinco años, pero nosotros todavía los vamos a seguir encontrando muy cercano”, relató.

 

- ¿Cómo era Max?

“Él era un joven bastante alegre en el círculo familiar. Era muy querido por toda la familia: desde la abuelita hacia abajo, muy querido. Y la sensación como familia es que esto es un dolor que no se acaba nunca, uno no le encuentra explicación. Sí hay momentos que tenemos que hacer una reflexión bien profunda y seguir viviendo, porque la vida es esa. Se nos fue un ser muy querido, que seguramente habría sido un aporte a la sociedad de este país, pero lamentablemente tenemos que resignarnos a lo que sucedió”.

- René, ¿tú sientes que sigues siendo una víctima?

“La verdad es que sí, uno nunca deja de ser víctima. Pero bueno, nosotros como familia siempre tocamos el tema, tratamos de resignarnos. Igual nos preguntamos ‘¿por qué nos ocurrió esto?’ Sobre todo en un lugar donde uno, no es por discriminar a algún sector de la ciudad, pero este hace presagiar que existe seguridad, o sea, al frente está la Universidad de Magallanes”.

- ¿Cómo fueron las cosas ese día?

“Ese día había un tipo de reunión en la UMAG, y él, ese día, fue con dos amigos para allá, incluso la universidad estaba cerrada por el lado de Bulnes, producto de estos mismos individuos que querían entrar a la fuerza, porque ya parece que los guardias conocían este tipo de personas, y les dijeron ‘bueno, chicos, van a tener que bajar por Merino Benítez porque abajo está abierta la universidad’. Y con tanta mala suerte, atrás de ese kiosko, estaban los individuos. Mi hijo traía su bebida, cositas para picar, y seguramente, por retener sus cosas, como cualquier persona puede hacerlo, sufrió esto. Desde el kiosko a este lugar (la animita), él cruzó a pie. Y aquí cayó. Y aquí no se levantó más. De hecho, la primera persona que lo auxilió fue Jorge Gómez, quien, al parecer, también vino esa noche a dejar a su hija a la universidad. Él me llamó ese día, fue el primero que lo auxilió. Hizo los llamados pertinentes por el caso y todo se dio bastante rápido así que en virtud de eso Carabineros tuvo una acción bastante rápida y eficaz. Fueron capaces de detener a los delincuentes esa misma noche, casi minutos después de que estas personas cometieran su acto vandálico”.

- ¿Qué significa estar aquí, en este lugar?

“A mí me causa emociones muy encontradas. Poco de tristeza...”

- Vemos que tiene ahora una piedra de favor concedido. ¿Qué estaría pasando?

“Me llama mucho la atención la piedrecita que le dejaron grabada, donde dice ‘gracias por el favor concedido, Punta Arenas, 2018’. Me gustaría de verdad conocer a la persona que le dejó esto, porque algo le debió pasar a esta persona”.

- ¿Cómo han llevado ustedes como familia esto? ¿Se supera? ¿No se supera? ¿Se conlleva?

“Se conlleva, porque de superarlo es muy difícil. En los momentos del año en que hay mayor encuentro de familias siempre él nos hace falta. Nos hace mucha falta cuando hay cumpleaños de él, de nosotros como padres, del resto de sus hermanos, de su abuelita. Esto no se supera, se conlleva porque es algo doloroso que no se acaba con el tiempo, sino que queda la esperanza de que algún día, en algún lado, nos podamos reencontrar”.


PUBLICIDAD

Pingüino Multimedia entrega este espacio a su público para la expresión personal de opiniones y comentarios, apelando al respeto entre los usuarios y desligándose por completo del contenido de los comentarios emitidos.

Comentarios


PUBLICIDAD
Más noticias
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD