Demandaron ante el Sernac

Familia acusa a aerolínea de no cumplir con servicio de Acompañamiento en Viaje

policial
11/07/2018 a las 14:30

Según el relato de los padres, fue una pésima experiencia enviar a su hija de 9 años desde Punta Arenas a Santiago. Una escala en Puerto Montt y el atraso en 8 horas del vuelo habrían generado el problema.

Horas de angustia vivió la niña C.C.C., de 9 años, quien aprovechó sus vacaciones de invierno para ir a visitar a una tía en Santiago. Sus padres no podían acompañarla, por lo que se vieron obligados a contratar el servicio de Acompañamiento en Viaje, obligatorio para los menores de 14 años en Latam Airlines y que tiene un costo por tramo de US$50 ($32.750).

Hasta ahí, todo bien; la niña dejaría el frío magallánico y aprovecharía sus días de descanso con su familia en la capital. Sus padres tendrían más tiempo para ellos y también, por qué no decirlo, tener una necesaria pausa en el arduo trabajo de criar a los hijos, ¿suena perfecto, no?

“Buen viaje”

Todo previsto para el domingo 8 de julio pasado; a primera hora la familia se trasladó al Aeropuerto Presidente Carlos Ibañez del Campo para que la pequeña hiciera el check in para el vuelo programado para las 10.15 horas y comenzara, de esa manera, sus merecidas vacaciones. El atraso en una hora del despegue no pareció arruinar el momento...

Había programada una escala en Puerto Montt, pero según lo informado previamente por la empresa, la niña no debía bajar del avión, pero sí lo hizo.

Toda la tripulación había sobrepasado las 10 horas máximas permitidas de trabajo, por lo que ninguno podía seguir su vuelo hacia Santiago. Fue ahí donde todo se torna confuso: según su familia, la niña es bajada del avión por la azafata que tenía a cargo, quién le da la misma explicación a la pequeña, que no podía seguir con ella debido a que había sobrepasado el máximo de horas que debía trabajar.

La bajan del avión y queda en la zona de embarque junto a otro menor que viajaba solo (que había embarcado para viajar desde Puerto Montt a Santiago), acompañados de un funcionario de la empresa, que al mismo tiempo estaba atendiendo las dudas de varios pasajeros molestos por el cambio en la programación.

“La abuela que la ayuda”

Fue ahí donde entra en escena Ilse Ríos, abuela del otro menor. Ella, al darse cuenta que el vuelo no despegó, ingresó a la zona de embarque para ver a su nieto. “Ingresé hasta la puerta de del avión y ahí estaba mi nieto feliz de la vida, comiendo unas gomitas y tomando jugo, y estaba C.C.C.. Ella estaba llorando, se asustó y parece que le mandó un Whatsapp a su mamita para avisarle que estaba ahí”

Ilse agrega que “evidentemente una niña de 9 años no entendía mucho lo que estaba pasando. Yo le digo al encargado, que la gente lo tenía colapsado, porque la gente estaba toda vuelta loca encima de él porque tenían otros vuelos que tomar en Santiago y lo tenían acorralado.

Le digo “él es mi nieto y viajaba en este vuelo, si quieres me lo pasas”. Me dice que sí y en ese entretanto veo el otro sobre que era de C.C.C. y le digo “entonces la niñita que está ahí, también viaja sola” y me dice que “la tengo aquí porque tengo que esperar hacer todo este proceso”. Ahí yo le dije “si quieres, yo te ayudo, pásame los papeles de ella y te esperamos afuera de la manga””.

Una serie de errores

Es ahí donde una serie de errores en el proceso ocurrieron con la niña: no solo fue separada de sus guardadores, sin avisarle oportunamente a sus padres, sino que abandonó el sector de embarque sin mayores problemas. Ni la seguridad del Aeropuerto, ni los funcionarios de la PDI presentes en ese sector, presentaron objeciones al procedimiento.

Ilse agrega que “yo igual entré y salí del embarque, se supone que estaba PDI en la puerta. Yo a los niños jamás los saqué del aeropuerto, pero podría haberlo hecho” y agrega que “a mí me parece que la PDI no hizo mucho, porque yo entré y salí con dos niños. Uno era mi nieto, pero la otra no. Yo les dije a la gente de Latam de que ellos debían ser mucho más cautos y haber llamado a la mamá para decirle lo que estaba aconteciendo y haberla tranquilizado”.

Versión que según la mujer coincide con un funcionario de LAtam que se comunicó al día siguiente con ella para tener antecedentes al respecto. “Hablé con una persona de Latam- me parece que era un jefe- y estaba re espantado. Me dijo “aunque usted fuera Santa Teresa de Calcuta, usted debía estar solo con su nieto””.

El vuelo fue reprogramado para las 23 horas del mismo domingo, pero cuando se acercaron a la ventanilla de Latam, el funcionario les señaló que por tratarse de niños que viajaban solos, no podían salir tan tarde. Finalmente, los niños abordaron el vuelo a Santiago pasado las 19 horas, más de seis horas después de lo programado.

Ante esto, la familia de C.C.C. ha tomado algunas medidas: denunciar el hecho ante Sernac y comprar un pasaje para que Viviana, madre de la niña, vaya a buscarla y viajen juntas de vuelta. $230.000 extras de lo que tenían previsto.

Hasta el cierre de esta edición, la empresa Latam no se comunicó con los familiares de C.C.C. para ver el tema.

La versión de la empresa

A través de un escueto comunicado, Latam señaló que “LATAM Airlines Group lamenta sinceramente la situación que afectara a la menor no acompañada que viajó de Punta Arenas a Santiago, con escala en Puerto Montt y ya tomó contacto con sus padres. La compañía se encuentra recabando todos los antecedentes a fin de esclarecer este episodio puntual a la brevedad”.





@PabloFortin



PUBLICIDAD

Pingüino Multimedia entrega este espacio a su público para la expresión personal de opiniones y comentarios, apelando al respeto entre los usuarios y desligándose por completo del contenido de los comentarios emitidos.

Comentarios


PUBLICIDAD
Más noticias
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD