Alejandro Muñoz Musac fue investigado el año pasado por la PDI, en el conocido caso “Hipnósis”

Condenan a natalino que invitaba a fiestas por redes sociales para vender drogas sintéticas

policial
15/03/2019 a las 17:00

La Fiscalía buscaba una pena de tráfico de drogas, sin embargo, los jueces entregaron ayer un veredicto condenatorio por microtráfico, arriesgando una pena menor.

En un solo día de juicio se condenó a un natalino que está privado de libertad desde el mes de abril del año pasado, luego de ser formalizado por un delito de tráfico de drogas. Esto, tras ser detenido con droga sintética que habría repartido en fiestas que invitaba a través de redes sociales.

Fue así que tras las pruebas rendidas por el Ministerio Público y la defensa, los jueces José Octavio Flores Vâsquez, Jaime Álvarez Astete y Jovita Soto Maldonado, decidieron condenar a Alejandro José Muñoz Musac en calidad de autor, previa recalificación del delito consumado de tráfico ilícito de pequeñas cantidades de sustancias estupefacientes o psicotrópicas. La sentencia se dará a conocer la próxima semana, donde en principio la Fiscalía solicitaba una pena de diez años de presidio, pero al ser modificado el delito, el fiscal jefe de Puerto Natales, Cristián Muñoz, solicitó una pena de 5 años de presidio. “Se entregó un veredicto condenatorio, donde estamos pidiendo una pena de cinco años de presidio, de cumplimiento efectivo, porque tiene condenas anteriores por delito similar. En abril del año pasado, este sujeto distribuía en fiestas electrónicas al aire libre sustancias ilícitas bastante novedosas que perecíamos y que correspondía a plantas alucinógenas”.

El representante del Ministerio Público agregó que “llama la atención lo novedoso en este caso, ya que no estamos acostumbrados a estas sustancias, incluso uno de los peritos que declaró en el juicio, señaló que es primera vez que ve DMT, pero el trabajo de la Fiscalía y la Policía han dejado buenos resultados y así evitar la distribución de estas drogas”.

Por su parte, el abogado defensor del imputado, Marcos Ibacache, señaló que “la Fiscalía pretendía una condena de diez años para mi representado por el delito de tráfico de drogas, mientras que nosotros sostuvimos que la sustancia era mínima, 2,5 gramos de DMT, y otras sustancias en cantidad indeterminada que daban para entender que eran para un consumo de mi representado. El Tribunal acogió a una de las teorías de esta defensa que postulaba en su defecto era recalificar a un delito de micotráfico al cual fue condenado. Esperamos que la sentencia no exceda de los 541 días que establece la ley. Esta parte hizo alegaciones a la no aplicación de agravar la condena por su antecedente anterior, por lo que esperamos que sea en libertad”.

Ibacache argumentó que su representado realizó un llamado por redes sociales a una fiesta al aire libre, pero no para comercializar droga. “El llamado que se hacía y que quedó establecido en el juicio era a una fiesta, la cual efectivamente se hizo, y que ahí concurrieron varias personas que declararon y que funcionarios policiales no pudieron determinar que en ella se vendía droga, y los testigos presenciales señalaron que no se vendió droga en esta fiesta. Se decía que mi representado organizaba fiestas al aire libre, pero los policías en el juicio reconocieron que había sido una fiesta en la que no se pudo determinar la venta de droga, y otra fiesta que se suspendió”.

Al finalizar el juicio, el mismo acusado habló ante los jueces, señalando que “debo señalar que si soy un consumidor de LSD, pero estoy en desacuerdo con el tráfico de drogas, incluso mi manera de pensar ha cambiado, y que puedo llevar una vida sin drogas. A la policía le dije que la droga era para consumo, pero lo que dice la Fiscalía y la pericia que se le hizo a la droga, no tiene los argumentos para estimar que lo que tenía era para tráfico”.

Acusación

De acuerdo a la acusación de la Fiscalía, los hechos se registraron el día 6 de abril del año 2018, alrededor de las 14.15 horas, en circunstancias que el acusado Alejandro José Muñoz Musac, se encontraba en el terminal de buses, ubicado en Avenida España N°1455, de la comuna de Puerto Natales, en ese lugar fue sorprendido por la Policía de Investigaciones de Chile, portando, poseyendo y guardando un frasco contenedor de 2,5 gramos de demetiltriptamina o DMT, un frasco plástico contenedor de dietilamida de ácido lisérgico o LSD, una esfera plástica contenedora de una droga consistente en opio, una bolsa plástica contenedora de demetiltriptamina o DMT, entre otras sustancias, 11 gomitas azucaradas contenidas en un envoltorio de plástico con la leyenda “Merello”, un rollo de papel aluminio, un teléfono celular marca Lenovo y la suma de dos millones ciento once mil quinientos pesos en dinero en efectivo, y 81 soles en moneda peruana; todo lo anterior en el contexto del tráfico de drogas que el acusado realizaba a consumidores de esta zona.

La investigación fue realizada por personal especializado de la Brigada Antinarcóticos de la PDI, quienes obtuvieron la información gracias a la publicitación de fiestas electrónicas al aire libre realizadas en Puerto Natales, donde se estaba distribuyendo la droga. A raíz de esto, a través de la cuenta de Facebook del imputado, se pudo detectar un video con la fiesta electrónica realizada a tres kilómetros de Puerto Natales. En otra fecha el imputado publicó para los interesados a asistir a una nueva fiesta electrónica debían contactarse con él a través de mensajería. La investigación analizó llamadas telefónicas, y se pudo determinar que importó la droga desde el extranjero (Río de Janeiro, Brasil). La dosificación se realizaba en estado líquido impregnadas en gomitas azucaradas.

Efectos

Los efectos del DMT son poderosos e instantáneos. Según expertos, puede llevar a quien lo toma de un estado de “normalidad” a un estado alterado de conciencia en cuestión de segundos, lo cual para algunos puede resultar desorientador. La duración de un“viaje” de DMT es mucho más corta que la de otros alucinógenos, durando entre 10 y 15 minutos, pero es sumamente intensa. Quienes han probado DMT con frecuencia reportan sensaciones de expansión mental sumamente emocionales y visiones vívidas y elaboradas difíciles de poner en palabras, además de comunicaciones con otros seres o experiencias de unidad cósmica, lo cual ha hecho a la dimetiltriptamina portadora del mote de “molécula espiritual”.


PUBLICIDAD

Pingüino Multimedia entrega este espacio a su público para la expresión personal de opiniones y comentarios, apelando al respeto entre los usuarios y desligándose por completo del contenido de los comentarios emitidos.

Comentarios


PUBLICIDAD
Más noticias
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD