13 de agosto de 2020
El tiempo - Tutiempo.net

Avenida España #959
61 2 292900

Súmate a nuestras redes sociales

Ediciones Anteriores

Buscador de noticias

RECIBE GRATIS

Diario El Pingüino todos los días donde quieras.
Portada de hoy
Riesgo de contraer infección bucal ha disminuido el número de visitantes que cumplen con una tradición de muchos años, pero valientes no fal

Beso a la Pata del Indio: un mito urbano de Punta Arenas famoso en todo el mundo

tendencias
14/02/2016 a las 17:07
Pinguino Cronica
7242

El mito dice que quien la besa vuelve a Punta Arenas; que, además, trae buena suerte; que se le puede solicitar interceder en algún favor que se le pida a Dios y hasta que se gana resistencia al frío.

El conjunto escultórico que, en medio de la Plaza de Armas Benjamín Muñoz Gamero de Punta Arenas, rinde homenaje a la gesta del navegante Hernando de Magallanes, guarda, en bronce fundido esa hazaña luso – hispana, y recuerda, dentro del grupo escultórico, a la etnias originarias de estas tierras australes.
Creación del escultor chileno Guillermo Córdova, cuyo proyecto fue seleccionado en un concurso nacional, fue posible gracias a un especial aporte del pionero asturiano José Menéndez, quien reservó en su testamento, los fondos necesarios para llevarlo a cabo.
Los trabajos de su construcción se iniciaron en julio de 1920 “e inaugurados, con la solemnidad debida, el 15 de diciembre del mismo año, en el acto principal de la conmemoración del Cuarto Centenario del Descubrimiento del Estrecho de Magallanes”, de acuerdo a la acuciosidad del Premio Nacional de Historia, abogado, académico universitario, ex intendente regional de Magallanes, Mateo Martinic Beros, plasmada en “Magallanes de Antaño”, uno de sus numerosos y valiosos aportes a la cultura, a la historia regional.
Al cabo de 96 años, el monumento no sólo se ha transformado en un hito histórico y turístico en Punta Arenas, sino que, además, se ha hecho famoso a nivel nacional e internacional.
Una de las razones que se dan para ello es lo que muchos denominan un mito urbano, pero que miles de visitantes han practicado: el beso a la Pata del Indio, ubicada en la cara norte del conjunto escultórico creado por Guillermo Córdova.
Tanto así, que un distinguido magallánico, que tuvo el privilegio de permanecer por varios meses en diversos países europeos comentó sorprendido el alto grado de conocimiento de esa verdadera tradición de Punta Arenas que se tiene en España, Alemania, Italia y Portugal, entre otros.
Se afirma que quienes besen la Pata del Indio volverán a Punta Arenas; que trae buena suerte hacerlo; que hasta se le puede solicitar intercesión en algún favor que se pida al Creador; que da fuerza; que se gana resistencia al frío.
Eso, en buena, como dice el lenguaje actual.
Pero, en mala, se afirma que se corre el serio riesgo de contraer una infección bucal (“no sé quiénes lo besaron antes, pero yo no lo haré”, señalaron algunos turistas); que los puntarenenses, nacidos y crecidos aquí, se burlan de los que lo hacen; que lo han mojado con orina o untado con materia fecal; que no sirve de nada hacerlo porque si se quiere retornar a la capital austral no depende del Indio y su Pata sino del tiempo y los recursos necesarios y la decisión de hacerlo.
Pero, especialmente en la temporada alta del turismo, son centenares o quizás miles los visitantes que llegan a la Plaza de Armas y se arriman, tocan y besan el brillante dedo, principalmente, del Indio.
De Antofagasta
Rossina Mena y Daniel Avendaño, ambos ingenieros, viajaron desde la Segunda Región (Antofagasta – María Elena) y se fotografiaron en las escalinatas del monumento a Hernando de Magallanes.
“Leímos acerca de este monumento. Sabemos de la tradición, pero no besamos la Pata del Indio porque nos dijeron que lo untaban con orina, que se burlaban de los que la besan y es mejor prevenir que curar: así que un toquecito no más y creemos que ya cumplimos”, dijeron estos dos profesionales de la minería y la cultura.
Desde Santiago
María Teresa y sus hijos Leonardo y Pascuala no tuvieron remilgos y besaron la Pata del Indio, con la atenta mirada de su padre, Leonardo Valdivia.
“Mire, el bronce no guarda infecciones. Lo limpiamos y se cumplió con una tradición que se conoce y se valora en Santiago, desde dónde vinimos. Quién creó la leyenda? No lo sabemos, pero sí que existe y es bien conocida y hace conocida a Punta Arenas”, explicó antes de ir a comprar artesanías.
Con algo de susto
Hernán Mella y Natalia Ferrada viajaron desde la capital de Chile y sabían de la tradición del beso al indio.
“Pero no le besamos la Pata al Indio porque se teme que pudiera haber problemas de salud posteriores con la saliva que dejaron los que besaron antes que nosotros. Pero igual es un mito urbano hermoso y bien conocido en Santiago y en otras partes de Chile y del extranjero”, indicaron con una sonrisa.
No nos importa
María Loreto González y su familia vinieron desde Concepción a conocer la región más austral de Chile, la Plaza de Punta Arenas y besaron La Pata del Indio, sin remilgos y sin temor.
“Es que es una tradición que no se puede dejar de cumplir y menos en un sitio tan hermoso en una ciudad tan linda. Sabíamos de todo esto y es maravilloso haberlo hecho realidad”, dijeron.
Jean Jacques Brussot y Henriette viajeros franceses quedaron maravillados por el monumento, por la plaza, por la ciudad, pero “no besamos la Pata del Indio porque podemos tener problemas de salud bucal”.
Carol Muñoz y Valentina Gangas vinieron desde Los Angeles, por primera vez y creen que, como se lo dijeron allá, el beso trae buena suerte. Otros, vinieron en familia. Una turista oriental sabía del mito urbano, pero sólo tocó la Pata del Indio con una de sus manos “por precaución”.

Pingüino Multimedia entrega este espacio a su público para la expresión personal de opiniones y comentarios, apelando al respeto entre los usuarios y desligándose por completo del contenido de los comentarios emitidos.

Comentarios