Pesebre del Hogar Miraflores recibirá miles de visitas desde el sábado 9

cronica
03/12/2017 a las 13:30

Hace dos meses se trabaja en una tarea que permitirá que miles de personas recuerden y recreen el nacimiento de Jesús. Un pesebre, una reproducción a escala del pueblo de Belén y miles de luces, muchas pequeñas y otras más grandes, con manejo computarizado, serán los atractivos que darán forma y vida a una de las más tradicionales actividades navideñas de Punta Arenas.

Los muros de ladrillo del Hogar del Niño Miraflores guardarán hasta los próximos días uno de los mejores secretos de las actividades navideñas de Punta Arenas.

En las dependencias del hermoso edificio, en un subterráneo especialmente habilitado para tal fin, dos expertos maestros están dedicados, desde hace tiempo, a un singular trabajo.

El primero de ellos, por su importancia natural, es la construcción de un pesebre, casi a escala real, en el cual se depositará la imagen del Niño Jesús durante la Nochebuena del 24 de diciembre próximo.

Figuras que representan a la Virgen María, a San José, a los Reyes Magos y a los pastores de ese pueblo judío, parecen cobrar vida a la luz de las lámparas y focos especialmente instalados en el recinto.

Los maestros Joel Delgado Olivares y Luis Maira Tapia tienen la grata misión de construir o, más bien, reconstruir, el bíblico lugar, utilizando sus conocimientos en carpintería y electricidad, amén de pintado y otros trabajos afines a la especial tarea.

“Llevo dos meses trabajando aquí, pintando, instalando luces y focos, pero todavía nos falta, aunque hemos avanzado harto”, explicó Delgado, cuya experiencia y eficiencia no requieren de mayores comentarios positivos porque sus creaciones están a la vista.

Los trabajos han sido supervisados por la hermana Cristina y otras personas que conocen los más mínimos detalles de la reconstrucción anual de este pesebre y, obviamente, de aquella que es llamada por muchas personas como “la más hermosa historia jamás contada: el nacimiento de Jesús en un humilde pesebre, habilitado especialmente para ellos por el caritativo posadero que carecía de un lugar mejor para alojar a María y a José en esa noche tan especial para la Humanidad, de entonces, de ayer, de ahora y de mañana”.

“Para recrear el cielo de Belén, hemos instalado más de dos mil pequeñas luces azuladas que representan a las estrellas, pero todavía nos falta instalar la estrella principal, la cual guió a los Reyes Magos y a los pastores hasta el sitio del nacimiento del Niño Jesús”, explicó, feliz, Luis Maira, el otro maestro que trabaja en la singular y hermosa obra.

Es que poder apreciar, en cada una de la decena de estaciones que recrean esa noche de hace más de dos mil años, en plena etapa de terminación de una obra tan especial, no deja a nadie sin emocionarse, “aunque sea madera, telas, cartones y plumavit”, afirmó una de las personas que ha estado allí hace apenas un par de días.

Y allí están: Belén, Nazaret, un par de ríos, las casas blancas, los animales domésticos, y obviamente, las figuras de los seres celestiales que llegaron a saludar a la Virgen María con una ¡Salve, María! Pero aún falta afinar los detalles y para el próximo sábado 9 de diciembre, con el obispo Bernardo Bastres, la hermana Cristina y los invitados especiales, todo estará listo y el tradicional pesebre del Hogar del Niño Miraflores volverá a sorprender y deslumbrar a sus visitantes.



PUBLICIDAD

Pingüino Multimedia entrega este espacio a su público para la expresión personal de opiniones y comentarios, apelando al respeto entre los usuarios y desligándose por completo del contenido de los comentarios emitidos.

Comentarios


PUBLICIDAD
Más noticias
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD