EL ESPECTADOR

Piñera-Macri: cortados con la misma tijera

opinion
09/09/2019 a las 10:04
Jorge Yovanovich
951

Llega a ser vergonzoso lo que está pasando en Chile y en Argentina. Muchos creíamos que la enfermedad no era contagiosa, pero tenemos mucho en común. De partida por quienes nos gobiernan.

La conducción de Sebastián Piñera se está pareciendo cada día más a la de Mauricio Macri. Es que desde hace más de 20 años tienen mucho en común.

Tanto Macri como Piñera sustentaron su llegada al poder en la promesa –hoy incumplida– de generar un mayor crecimiento económico.

Son como dos gotas de agua. Utilizaron el fútbol para llegar a estrato más popular. Sus vínculos se gestaron bajo el alero del fútbol y los negocios, cuando Piñera era el mandamás de Lan Chile y dueño de Colo Colo, mientras que Macri lideraba el grupo Socma y el Club Atlético Boca Juniors, el más popular de Argentina.

Pasaron de empresario a político casi al mismo tiempo.

En 2009, cuando Macri era jefe de Gobierno de Buenos Aires, vino al Parque Tantauco invitado por Piñera para un encuentro de líderes de la centro derecha, previo al inicio de esa campaña presidencial que llevó a la derecha a La Moneda después de cuatro gobiernos de la Concertación

Cada vez que Macri está en Chile cena en la casa de Piñera .

Hoy están a la cabeza de dos gobiernos que carecen de una clara y sólida conducción y que están apostando al populismo mágico.

El gobierno del Presidente Piñera le ofreció y les comprometió a los chilenos más empleo y más crecimiento y nada de eso ha llegado.

La falta de convicción de sus ministros los están llevando a gobiernos estancados, con un bajísimo crecimiento y aumento de la delincuencia.

En Chile, la gente votó por Piñera para que pusiera el país en marcha, pues recordaba lo hecho en su primer gobierno, y para frenar la delincuencia. Había esperanza de recuperar el crecimiento de los cuatro años perdidos en el gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet. Lamentablemente, la intransigencia y obstrucción de la izquierda, junto a la falta de convicción de sus ministros lo están llevando a un gobierno estancado, al más puro estilo de lo que viene ocurriendo en Argentina desde hace un tiempo.

Y ojo, que con las últimas medidas es muy probable que se genere un aumento de precios e inflación.

Por su parte, Macri termina su mandato con una crisis sistémica con pinta de terminal. Con el dólar desatado y el riesgo país en escalada. Un derrumbe que trae el recuerdo de la explosión económica de 2001, que detonó todas las más infames políticas neoliberales.

A Piñera le ha faltado mano dura, porque está temeroso y deja que las políticas populistas de izquierda se impongan por sobre las verdaderas necesidades de desarrollo del país. Solo hay que ver que está pasando en Magallanes con el freno al sector productivo por el caso Mina Invierno y la idea de restringir las concesiones acuícolas.

De concretarse el proyecto de las 40 horas será la gota que rebasará el vaso, ya que provocará aumento en el desempleo y un descalabro económico para el sector productivo. El proyecto es malo. Ningún país ha llegado al desarrollo de esa forma.

La clave para lograr un desarrollo es el trabajo. No hay otro secreto. Nadie se ha muerto por trabajar. Es absurdo el proyecto. Hay que mejorar la calidad del trabajo. Las menos horas trabajadas no son sinónimo de una mejora en la productividad. Se debe tener capacidad de concentración en la jornada laboral. Llegar a la hora y que se comience a trabajar como se debe.

Se debe profesionalizar el trabajo en Chile, porque la productividad ha ido bajando.

El proyecto de las 40 horas solo significará que los chilenos terminaremos reemplazados por los migrantes que masivamente siguen entrando al país.

Del mejoramiento tributario, mejor ni hablar. Ya que lo que saldrá de ahí será un monstruo al estilo “Frankenstein”.

Chile es hoy el país que menos crece en América Latina y con menos horas laborales el crecimiento no aumentará.

Hoy existe una cesantía disfrazada. No se dejen engañar.

El proyecto de las 40 horas es nefasto. Afectará a los más desvalidos, porque se debe trabajar más y mejor

Piñera no ha sabido leer lo que verdaderamente necesita el país. Ha liderado un gobierno errático y en el que ha gobernado con el freno de mano puesto por temores al qué dirán desde la otra vereda.   


PUBLICIDAD

Pingüino Multimedia entrega este espacio a su público para la expresión personal de opiniones y comentarios, apelando al respeto entre los usuarios y desligándose por completo del contenido de los comentarios emitidos.

Pingüino Multimedia entrega este espacio a su público para la expresión personal de opiniones y comentarios, apelando al respeto entre los usuarios y desligándose por completo del contenido de los comentarios emitidos.

Comentarios


PUBLICIDAD
Más noticias
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD