3 de julio de 2020
El tiempo - Tutiempo.net

Avenida España #959
61 2 292900

Súmate a nuestras redes sociales

Ediciones Anteriores

Buscador de noticias

RECIBE GRATIS

Diario El Pingüino todos los días donde quieras.
Email
Portada de hoy
Columna de Opinión de Sandra Amar, diputada por Magallanes

La necesidad de una “olla común”

columnistas
29/06/2020 a las 13:28
Ignacio Ortiz
793

Columna de Opinión de Sandra Amar, diputada por Magallanes

Pese a los esfuerzos por parte del Gobierno, la crisis económica aumentó los índices de desempleo provocando que las ollas comunes se multiplicaran en diversos sectores. Aunque tiene similitud, lo anterior hace referencia de la realidad que vivió Chile entre 1930 y 1932 en lo que se conoció como la “Gran depresión” y que golpeó las exportaciones del principal sustento que tenía el país por ese entonces: el salitre y el cobre.

Al menos en Chile, aquel fue el momento en que se acuñó el término “ollas comunes”, las mismas que hoy también se han venido multiplicando como efecto social que está dejando esta emergencia sanitaria por el Covid-19.

Ante esta precaria situación es que esta semana junto a mis colegas diputados UDI, Jaime Bellolio y Osvaldo Urrutia, le hicimos un urgente llamado al Gobierno para que elabore lo antes posible un programa social sobre alimentación comunitaria, que esté a cargo de la Junta Nacional de Auxilio Escolar y Becas (Junaeb) por la experiencia que esta entidad tiene en la materia, de tal forma que se garantice la entrega gratuita de un plato de comida a todas las personas que lo necesiten. Lo anterior, puede ser considerado básico, y lo es, pero tanto como necesario. Sólo basta observar la realidad diaria de Punta Arenas para conocer que tanto vecinos en sus poblaciones, como trabajadores, han venido efectuando “ollas comunes” con sus propios aportes y con la solidaridad que han recibido de otros sectores. Pero las ayudas, aunque se valoran, siempre resultan insuficientes. De ahí que nace este llamado a la autoridad central.

La entrega de canastas con alimentos ha sido una gran ayuda para millones de chilenos, pero sabemos que no va a ser suficiente en la medida que esta pandemia continúe avanzando. Por eso necesitamos, asegurar que las ollas comunes sigan funcionando en el país, y que permitan que el máximo de personas reciban un plato de comida. Para eso es fundamental que el Gobierno garantice la disponibilidad de alimentos para seguir brindando esta ayuda social a aquellos sectores más vulnerables de nuestro país.

Sabemos que esto no es lo óptimo, como tampoco lo es el estar sufriendo los azotes de una pandemia que además del temor nos ha sumido en la incertidumbre. No obstante, debemos asumir que esta es la realidad hoy y que para enfrentarla se requiere de acciones de emergencia más allá del esfuerzo que puedan hacer cientos de vecinos y dirigentes sociales. Por ello requerimos que el Gobierno elabore a la brevedad un programa sobre alimentación comunitaria, aprovechando la experiencia que tiene la Junaeb en esta materia y replicando iniciativas que sabemos se están llevando adelante en algunas escuelas del país.

También es muy importante dentro de esta propuesta el apoyo que puedan prestar los municipios en materia logística y de coordinación, como también Salud en lo que se refiere a fiscalizar el cumplimiento de todas las medidas de prevención y seguridad en cuanto a la manipulación de alimentos.

Más allá de lo expresado, también desde esta columna quisiera reconocer el trabajo de cientos de mujeres que están liderando la preparación de comida en diversas villas, poblaciones y barrios a lo largo de todo Chile, pero muy en especial a quienes lo hacen acá en Magallanes. Quienes sabemos de los rigores del clima, entendemos que cada iniciativa que se impulsa en nuestra región y más en las actuales condiciones sanitarias, requieren del doble de esfuerzo. Por ello, sólo decirles a ellas “muchas gracias”.

Pingüino Multimedia entrega este espacio a su público para la expresión personal de opiniones y comentarios, apelando al respeto entre los usuarios y desligándose por completo del contenido de los comentarios emitidos.

Comentarios