2 de marzo de 2021
El tiempo - Tutiempo.net

Avenida España #959
61 2 292900

Súmate a nuestras redes sociales

Ediciones Anteriores

Buscador de noticias

RECIBE GRATIS

Diario El Pingüino todos los días donde quieras.
Portada de hoy
Columna de Opinión

Comunismo hoy (1)

opinion
21/02/2021 a las 19:15
Pinguino Web 1
785

Claudio Morán Ibáñez, abogado.

En medio de la vacunación masiva y de la desinformación que le hace creer al mundo que nada más ocurre y nada más tiene importancia, y en medio de un año brutalmente electoral que marcará a generaciones por delante, he decidido desarrollar este concepto que como tal casi no se utiliza, porque se inventaron sinónimos y equivalentes que están en boga permanentes pero muy pocos entienden sus significados. También porque me doy cuenta que la clase dirigente de nuestra patria, y que cada día dirige menos, aunque creen que si lo hacen, demuestran en sus actuaciones su ignorancia vergonzante. Lo más aberrante sería que solo fingieran esa ignorancia pues entonces serían cómplices de lo que está pasando. Precisamente porque la mayor habilidad de quienes están detrás es pasar ocultos, y alarma ver a esos sectores que dicen ser “de derecha” arrastrándose para congraciarse con la avalancha neocomunista que está arrasando al país y a parte del planeta.

El término comunismo conceptualizado por Karl Marx en el siglo XIX se refiere a una futura sociedad ideal sin clases, en que desaparecen los ricos y los pobres, la propiedad privada pero también la pública como hoy la entendemos porque desaparece el Estado, pero en que de manera antinatural acorde la naturaleza humana, todo pasaría a ser de todos por igual. Supongo cepillo de dientes incluido. Pero este estadio utópico “ideal” tendría un intermedio: el socialismo. Un “purgatorio” de las culpas del “capitalismo”, término acuñado por Marx en “Das Kapital”. Nunca se supo de algún país que superara ese socialismo y alcanzara el comunismo, el “nirvana” de la izquierda planetaria.

Con esa doctrina escrita por Marx, que por cierto toma fuentes de otros autores, como “teoría” política se desarrollan en la Europa de la segunda mitad del siglo XIX los movimientos del “socialismo científico”, a los que suma a comienzos del siglo XX la “praxis” revolucionaria de Lenin. Sí, porque la entronización del socialismo exige una “revolución”, es decir, una alteración sustancial de los acontecimientos y de la Historia humana que requiere sea reescrita y replanteada. “La historia comienza con la revolución” es un dogma intransable, y hasta el día de hoy está en la esencia del planteamiento contemporáneo de la “descolonización” que Ud. ha podido ver en nuestras ciudades violentadas desde octubre de 2019. Todo tiene que ser deconstruido, la Historia no es más que un cumulo de injusticias, errores y horrores, todo tiene que hacerse de nuevo. Esta es la esencia del sentido de revolución comunista en su primera etapa socialista.

Marx decía que esa revolución la harían los trabajadores como “clase proletaria”, los proletarios oprimidos que se levantarían contra el capitalismo. Cosa curiosa, la revolución bolchevique se hizo en un país sin obreros, agrario, muy atrasado, en que los campesinos se opusieron y fueron masacrados por millones, y la toma del poder se llevó a cabo por el derrotado Ejército Rojo manipulado por activistas infiltrados, “operadores políticos”, como se les llama hoy. Y la revolución anticapitalista fue financiada por los riquísimos banqueros Rothschild y Milner, entre otros. El mito original pareció desvirtuado entonces.

Pero por lo mismo hoy podemos comparar: si la revolución primigenia no se realizó en un estado industrial ¿por qué es Chile hoy, un país modelo de avance económico y social incluso, que se acercó bastante al mundo desarrollado, puede ser el “modelo” del socialismo del siglo XXI? ¿No era acaso que socialismo y pobreza creciente iban de la mano? ¿No se hacía la revolución en aras de “los pobres” que eran la mayoría? Algo no cuadra parece. Pero sí cuadra, lo que ocurre es que tanto Rusia Zarista como Chile OCDE tienen elementos comunes que han aprovechado muy bien los insurgentes insurrectos: una clase política dirigente mediocre y corrupta, en muchos casos, ambos elementos. De la Corte Romanov con Rasputín a la Moneda Bachelet-Piñera-Bachelet-Piñera, como símbolo de una “elite” política del más bajo nivel, un simple “club de amigos”, hay similitudes. En ambas cofradías no se ha entendido nada ni menos anticipado lo que ocurriría, y tampoco hubo valor y coraje para enfrentarlo cuando era tarde. Porque no se quiere entender que el comunismo no es un partido ni un movimiento o varios: es una conspiración.

Pingüino Multimedia entrega este espacio a su público para la expresión personal de opiniones y comentarios, apelando al respeto entre los usuarios y desligándose por completo del contenido de los comentarios emitidos.

Comentarios