ezgif-6-d7f14afee772.gif
4 de diciembre de 2022
El tiempo - Tutiempo.net

Avenida España #959
61 2 292900

Súmate a nuestras redes sociales

Ediciones Anteriores

Buscador de noticias

RECIBE GRATIS

Diario El Pingüino todos los días donde quieras.
Lo último de nuestras redes sociales
Columna de opinión

El cambio climático es un experimento (¿o ruleta rusa?) ecológico-evolutivo

opinion
23/09/2022 a las 16:23
Pablo Oyarzo
895

Manuel Ochoa-Sánchez, Estudiante doctoral UNAM-CEQUA

Históricamente, el estudio de la vida ha tenido dos grandes intereses, el ecológico y el evolutivo. En el primero, el interés reside en saber, la diversidad de especies, así como los factores biológicos y ambientales que influyen en su abundancia. En el caso del segundo, la atención se enfoca en conocer los cambios morfológicos/moleculares que han experimentado las especies a lo largo de su historia. Ambos aspectos operan en escalas de tiempo distintas, pues en el caso de la ecología los cambios suceden en días o semanas, mientras que en el caso de la evolución los cambios toman millones de años, al menos en plantas y animales (aunque la excepción la encontramos en los microorganismos). Sin embargo, cabe preguntarse, ¿cómo cambian las interacciones ecológicas (ecología) en el tiempo y espacio (evolución)? La respuesta a esta interrogante representa la intersección entre la ecología y evolución, es decir la ecología evolutiva.

La ecología evolutiva tiene por objeto entender los mecanismos que propician la persistencia en el tiempo y espacio de las interacciones entre especies, o dicho de otro modo, por qué algunas especies interactúan más entre sí que con otras especies. Las interacciones ecológicas pueden tener diferentes consecuencias, en algunos casos provocan beneficios para los participantes, como en el caso de la polinización. En otros, las interacciones tienen desenlaces fatales como en todo ejemplo entre depredador y presa. No obstante, las interacciones ocurren enmarcadas en un ambiente. Por lo que una pregunta acuciante para la ecología evolutiva es, ¿cómo cambiarán las interacciones ecológicas bajo el aumento de la temperatura? Diferentes investigaciones sugieren que el constante aumento en la temperatura alterará las interacciones ecológicas.

El cambio climático representa un experimento a escala global de ecología evolutiva, cuya principal variable predictora es el aumento en la temperatura. En este experimento global, la variable de respuesta (el efecto que nos interesa medir) es la persistencia en las interacciones e identidad de los nuevos participantes. La temperatura es un factor universal en la ecología y evolución de todas las especies. El aumento en la temperatura propiciará cambios en la forma en que las especies interactúan entre sí, lo que a su vez traerá cambios a nuestra vida diaria. Por ejemplo, la mayoría de los polinizadores son insectos, y estos son vulnerables al aumento en la temperatura. Conforme aumente la temperatura, se estima que disminuirán sus poblaciones, lo que disminuirá la polinización que realizan y a su vez disminuirá la productividad agrícola. Esto podría provocar escasez alimentaria y aumento en el precio de los productos. No obstante, el aumento en la temperatura también traerá protagonismo para nuevos integrantes. Por ejemplo, diferentes estudios experimentales han mostrado “activación” (aumento metabólico y mayor proliferación) bacteriana en función del aumento en la temperatura. Esto es delicado, pues la excesiva proliferación bacteriana podría comprometer la supervivencia de diferentes animales, como la de los crustáceos.

Ante el inexorable progreso del cambio climático, las interacciones ecológicas entre las especies irán cambiando. Aquellas con menor tolerancia al ambiente atípicamente cálido perecerán, mientras su lugar será ocupado por especies tolerantes al aumento en la temperatura. Sin embargo, el cambio de los participantes podría cambiar el resultado en las interacciones, es decir de relaciones benéficas para ambos, se podría pasar a relaciones comensalistas (solo uno tiene beneficio) o parasitarias (uno se beneficia a costa de del otro). Estamos ante una ruleta rusa ecológica, en la que no sabemos qué especies se acoplarán de mejor forma a las nuevas condiciones ambientales. Quizá se trate de especies oportunistas inocuas, o quizá se trate de los protagonistas de las pandemias del futuro. En todo caso, nuestra única esperanza reside en acelerar la migración energética hacia fuentes renovables, aunado a la estricta conservación de nuestros ecosistemas naturales.

Es fundamental estudiar las relaciones entre los organismos, especialmente en el ecosistema marino, donde el Centro Regional Cequa está desarrollando su proyecto más ambicioso hasta el momento, el Proyecto Microbioma, del cual esperamos obtener información útil para la planificación de actividades en las áreas marinas y costeras protegidas de la región, al igual que la Universidad de Magallanes lo hace con el área marina oceánica protegida del Mar de Drake, que también incluye un parque marino.

Pingüino Multimedia entrega este espacio a su público para la expresión personal de opiniones y comentarios, apelando al respeto entre los usuarios y desligándose por completo del contenido de los comentarios emitidos.

Comentarios


Publicidad