Cristián David Avendaño Cárcamo, de 39 años

Insólito: entró a robar a dos casas y dejó abandonados carné, cuchillos y tarjetas

policial
18/09/2018 a las 11:24

El imputado fue formalizado por dos delitos de robo en lugar habitado, uno en una vivienda, y otro en un hostal, donde forcejeó con la recepcionista, cayó por las escaleras y huyó dejando un reguero de evidencia.

Con la misma versión que entregó en el mes de mayo cuando fue detenido al intentar ingresar a un local comercial, se defendió ayer un detenido que fue denunciado por intentar robar en un hostal y en una vivienda particular. La víctima se lo encontró de frente, forcejearon, él cayó por las escaleras, logrando huir, pero dejando su cédula de identidad y una tarjeta bancaria. El imputado se defendió señalando que era seguido por terceros para agredirlo y en su afán de refugiarse ingresó a los inmuebles.

Dos viviendas fueron las que – de acuerdo a la Fiscalía – intentó robar el imputado Cristián David Avendaño Cárcamo, de 39 años. Alertados, personal de la Sección de Investigación Policial (SIP) de Carabineros, debió perseguirlo por la techumbre de al menos cinco casas hasta lograr su aprehensión.

Formalización

En la audiencia de control de detención, el fiscal (s) Juan Ignacio Aguilera, dio a conocer a la jueza Paula Stange, que los hechos se gestaron alrededor de las 4 horas de la madrugada de ayer, en circunstancias que el imputado rompió un vidrio de una ventana del Hostal Hielo Sur, ubicado en Avenida España 247. Allí, se encontraba la víctima de iniciales C.O.A. quien se desempeña como recepcionista. Al escuchar ruidos en el segundo piso, subió en dos ocasiones, y en la última, se encontró de frente con el imputado. Valientemente, ella forcejéo con el asaltante cayendo Avendaño Cárcamo por las escaleras dándose a la fuga. La afectada encontró en el hostal, dos cuchillos, la cédula de identidad y una tarjeta bancaria de propiedad del imputado.

No conforme con ello, el imputado al no tener buen resultado en su primer atraco, se dirigió hasta un domicilio de calle Croacia 447, donde saltó una reja perimetral. Nuevamente, rompió el vidrio de una ventana, lo que fue escuchado por la segunda víctima G.V.F., quien esperó el ingreso del sujeto, mientras alertaba a Carabineros. Al llegar personal de la SIP de Carabineros, el sujeto comenzó a huir por las techumbres de las viviendas colindantes. En dicha persecución, se logró determinar que el imputado estaba oculto en el domicilio de Avenida España 563, donde se logró su detención.

Con estos antecedentes, al imputado se le formalizó por el delito de robo en lugar habitado, ante lo cual la Fiscalía solicitó la prisión preventiva, medida que acogió la jueza Paula Stange a pesar que el abogado defensor, Guillermo Ibacache, argumentó que su representado tenía una versión diferente, al indicar que era seguido por terceros para agredirlo. El plazo para el cierre de la investigación se fijó en 90 días.

Libertad condicional

El imputado había recuperado su libertad el pasado 17 de abril, luego que se le concediera tras la revisión de la Comisión de la Libertad Condicional. Sin embargo, ya había cometido un delito similar a poco de su salida de la cárcel. El 22 de mayo, fue detenido tras una persecución policial. Entonces, Avendaño fue detenido en calle Francisco Javier Reyna, luego de ser perseguido otra vez por las techumbres de algunas viviendas del sector, cuando alrededor de la 1 de la madrugada de ese día, el imputado mediante escalamiento ingresó al local Crosur de la Población 18 de Septiembre.

Se indicó que saltó la reja perimetral llegando a la techumbre donde intentó ingresar, siendo sorprendido por Carabineros. Entonces, el detenido recuperó su libertad quedando con las medidas cautelares de arraigo regional, firma mensual en la Fiscalía y prohibición de acercarse al local afectado y dos domicilios donde fue capturado. El imputado justificó su actuar de pasar por los techos, señalando que “venía a tomar colectivo y venían como cinco individuos siguiéndome, y lo que se me ocurrió fue meterme a Crosur porque había un peladero, porque no había ninguna parte donde refugiarme, y si no entraba ahí estaría en el hospital”. Esta causa aún está vigente.


PUBLICIDAD

Pingüino Multimedia entrega este espacio a su público para la expresión personal de opiniones y comentarios, apelando al respeto entre los usuarios y desligándose por completo del contenido de los comentarios emitidos.

Comentarios


PUBLICIDAD
Más noticias
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD