EL ESPECTADOR

Suplemento Análisis: "Un honorable horror"

opinion
06/01/2019 a las 14:00

Una visión sobre la reciente polémica que involucró al diputado Gabriel Boric.

Los magallánicos deberíamos pedirle explicaciones al diputado Gabriel Boric Font de por qué disfrutó y se rió al recibir la polera con el estampado de la figura de Jaime Guzmán con una balazo en la frente. Sí, él ya salió a pedir disculpas y todo Chile se las acepta, pero una tras otra…. ¿No será mucho?

Por eso es bueno dedicarle algunas líneas.

Porque no se olvide señor diputado que aún resuenan fuertemente sus dichos hace dos años, luego de que Asexma obsequiara una muñeca inflable al ex ministro de Economía, Luis Felipe Céspedes. ¿Se recuerda que los calificó de “pelotudos”? Así es como usted los trató.

Durante su intervención por el proyecto de ley violencia intrafamiliar, usted aprovechó el momento para criticar con dureza el episodio y, lo cito textual: “Si el Estado chileno está dando la pelea -se supone-, por mejorar la situación de las mujeres, resulta absolutamente inaceptable lo que sucedió. Con un machismo y misoginia, desgraciadamente no de otros tiempos sino de este tiempo, entregaron una muñeca inflable en representación de la economía que debe ser estimulada. Y la recibieron con sonrisas el senador (Alejandro) Guillier, el señor candidato (José Miguel) Insulza y el ministro Luis Felipe Céspedes. Ahí, de esta misoginia, de este machismo, son responsables tanto los pelotudos que hacen ese regalo como quienes los reciben con sonrisas. ¡Hasta cuándo vamos a soportar estos actos de machismo a nivel público! Tenemos que condenarlo de la manera más fuerte y clara”.

Y sabe diputado, estamos cansados los magallánicos de soportar actos que generan violencia y que engendran el odio. Y en esta oportunidad el que se equivocó es usted. Un honorable. Una persona que es adulada a diario y en la cual muchos magallánicos han confiado -en dos periodos- para que nos represente en la Cámara de Diputados.

Pero, ¿sabe? Uno no puede ir por la vida pidiendo perdón. Porque eso cansa. Eso molesta, especialmente a quienes han entregado a su persona una responsabilidad grande. A quienes creen que usted merece el título de honorable, porque eso es usted hoy en día.

Su error se convirtió en horror al aceptar una polera con un estampado de un senador chileno asesinado con un balazo en la cabeza. Eso demuestra que algo anda mal.

Si hay algo que lo ha caracterizado a usted en sus últimos 5 años con una fuerte irrupción en la primera línea política, ha sido su clara habilidad para navegar en océanos tormentosos. Pero con esto demuestra falta de madurez parlamentaria. Es claro, de las caídas se aprende y ojalá ocurra con usted.

Hoy son muchos los que tienen toda la razón en salir a criticarlo y enrostrarle su bipolaridad política. Porque es capaz de sentarse con el Presidente Sebastián Piñera y su entorno a trabajar a favor de los niños del Sename, pero también es capaz de justificar el proceder violentista.

¿Es extraño o no? ¿Es lógico que usted apoye al terrorista Mauricio Hernández Norambuena? ¿Es bueno que se haya reunido en secreto en París, Francia, con Ricardo Palma Salamanca, autor confeso del asesinato del senador que aparece en esa polera que usted recibió con una sonrisa?

Estimado, ¿está de acuerdo con el terrorismo?

También nos gustaría saber si hay más videos parecidos a esto que circuló el último día de 2018. Pero, bueno, solo usted lo sabe.

Hoy son muchos los que dicen que usted tiene claros momentos de lucidez, pero también de una oscuridad que lo terminan encegueciendo. Eso lo lleva a siempre andar por la vida disculpándose, arrepintiéndose.

Le falta mucho por aprender, por eso debe dejar atrás esa actitud arrogante, media déspota, de “aquí te las traigo Peter”. De creer sabérselas todas, porque sabe diputado: eso es pan para hoy, pero hambre para mañana.

A la memoria también se nos vienen los desencuentros que ha tenido en los últimos meses con sus propios compañeros de bancada. Lo que se tradujo en el decálogo que le dedicó la diputada Pamela Jiles tras su reunión -junto a su par de RD, Maite Orsini- con Palma Salamanca: “No me parece aceptable sostener reuniones políticas secretas; no acepto dinero, regalos, prebendas de ninguna especie; No acepto invitaciones financiadas por personas u organizaciones fuera de las oficiales y aprobadas por el Congreso. No utilizo fondos públicos para ningún fin que no esté explícitamente regulado por la ley; no acepto viajes financiados por entidades nacionales, internacionales, comerciales o políticas, no importa si es la OLP o los Niños Cantores de Viena”, la dedicó la experiodista de Informe Especial de TVN .

También llama mucho la atención que en Magallanes no haya sido capaz de enfrentar los graves problemas que tiene la casa de estudios superiores. Que no haga algo para que esa universidad mejore y salga del grave déficit educacional y financiero que la embarga.

Con este error, su estampa del Ché Guevara de la Patagonia se cae a pedazos. Su rol de revolucionario de una aristocracia intelectualoide se desvanece.

Usted, con un discurso que convencía demasiado a los jóvenes, estaba destinado a crecer, pero se sigue cayendo. ¿Qué le pasa?

Debe convencerse que es un diputado, no un revolucionario. Un funcionario elegido por miles de magallánicos para que los represente de la mejor manera.

Por eso es raro aún ver ese video y apreciar su cara de satisfacción al observar la polera y exclamar: “¡Qué buena! ¡Aguante!”.

Esas actitudes de incitación a la violencia terminaron por quebrar la democracia en este país el 11 de septiembre de 1973.

¡Por favor! Usted no caiga en lo mismo. Por lo menos por respeto a los que alguna vez confiamos en usted.


PUBLICIDAD

Pingüino Multimedia entrega este espacio a su público para la expresión personal de opiniones y comentarios, apelando al respeto entre los usuarios y desligándose por completo del contenido de los comentarios emitidos.

Comentarios


PUBLICIDAD
Más noticias
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD