5 de agosto de 2020
El tiempo - Tutiempo.net

Avenida España #959
61 2 292900

Súmate a nuestras redes sociales

Ediciones Anteriores

Buscador de noticias

RECIBE GRATIS

Diario El Pingüino todos los días donde quieras.
Portada de hoy
Columna de Opinión

Gobernar sin gobierno

columnistas
31/07/2020 a las 15:27
Ignacio Ortiz
809

HERNÁN FERREIRA, ABOGADO

¿Es posible gobernar un país sin tener el gobierno de la nación? De hacerse así ¿es lícito gobernar sin tener el Poder Ejecutivo de un país, léase, sin tener la Presidencia de la República ni los ministerios y demás cargos que corresponden a dicho Poder? Esto es precisamente lo que hoy ocurre en Chile, donde los temas y la agenda legislativa, que es de donde se implementan políticas públicas, está en los hechos, en manos de los parlamentarios de la oposición, que van desde el Frente Amplio a la Democracia Cristiana. La Constitución Política no contempla esta posibilidad, pero sin embargo, está ocurriendo, con todos los perjuicios presentes y futuros que está acarreando para el sistema democrático.
Esto lo comprendió tempranamente la oposición en Chile, cuando perdió por amplio margen las elecciones presidenciales. ¿Qué harían sin tener el gobierno…? Más aún, cuando embelesados y ufanos por los segundos cuatro años de Michell Bachelet, pensaron que la ciudadanía les premiaría con un sexto mandato presidencial. Para su sorpresa, no fue así, perdieron las elecciones y se parapetaron en el Congreso Nacional. Desde ahí, planean lograr lo que las urnas no les dio, aun cuando el país se desestabilice, porque a la derecha “hay que hacerle la vida imposible”, traman.
Asentados en este plan, y arropados con la turba que avanza dejando su funesta estela de destrucción, muerte, cesantía, miedo y horror, entendieron que no era necesario tener el gobierno del país para gobernar. Total, dictar leyes sin pagar costo alguno por las consecuencias de esas leyes, es negocio redondo. Los costos los pagará el gobierno, que oponiéndose a ellas, dejará la sensación de no estar gobernando para la nueva mayoría.
En estado de cosas, dieron un paso más allá: desplegar la operación desgaste. No desean la renuncia del Presidente de la República ni un cambio en la coalición política gobernante; no desean ellos el poder, pues lo tienen en los hechos. Luego, se opondrán a todo lo que provenga de esta administración, para dejar la sensación e instalar la idea que “la derecha” no sabe gobernar y que no estaría apta para hacerlo en los próximos cincuenta años. De esta manera, la idea es ahogar al gobierno, pero no liquidarlo; es desgastarlo lo más posible extremando la oposición, pero que siga asfixiado por ellos y por la primera línea (por eso no condenan el vandalismo y la destrucción).
¿Querrá la oposición el Poder Ejecutivo ahora, si ello significa impopularidad, poner orden, administrar la pandemia y la crisis económica? Mejor que “la derecha” pague todos esos costos, mientras ellos desde su privilegiada posición económica, miran con felicidad el avance de su obra.
Aupados en la operación desgaste y terminados los cuatro años de este gobierno, piensan que casi por defecto, de manera automática, el país les pasará la administración del país, y que conseguido ello, culparán de todos los males habidos y por haber, a “la derecha”, con Pilatos puesto en un cuadro de sus escritorios.
Sin embargo, con tal operación, alimentan en mucha gente un distanciamiento de aquellos que por su obviedad, demuestran que el apego y amor a su ideología es superior al amor al país; que están dispuestos a incendiar su propio entorno, con tal de satisfacer el odio que les brota en cada palabra de sus discursos.
Por gobernar sin gobierno, pueden terminar sin lo uno ni lo otro.

Pingüino Multimedia entrega este espacio a su público para la expresión personal de opiniones y comentarios, apelando al respeto entre los usuarios y desligándose por completo del contenido de los comentarios emitidos.

Comentarios