21 de septiembre de 2020
El tiempo - Tutiempo.net

Avenida España #959
61 2 292900

Súmate a nuestras redes sociales

Ediciones Anteriores

Buscador de noticias

RECIBE GRATIS

Diario El Pingüino todos los días donde quieras.
Portada de hoy
Condenado por traficar marihuana:

“Quiero pedirle perdón a la comunidad y a mi familia, ya que como todas las personas, me equivoqué”

tribunales
15/09/2020 a las 15:00
Pinguino Web2
2695

Durante la mañana de ayer se inició y concluyó un juicio en contra de Helder González Saravia, un joven santiaguino que admitió haber ingresado un kilo 414 gramos de marihuana a Puerto Natales en enero de este año. En la audiencia, reveló el nombre del ciudadano colombiano que le ofreció ese “trabajo”, del cual le pagaría un millón de pesos.

“En realidad ha sido bien duro, al ver que se viene una condena en mi contra, estar ocho meses recluido no es fácil, se me ha hecho difícil estar lejos de mi familia, y más que nada (quiero) pedirle perdón a la comunidad y a mi familia, ya que como todas las personas, me equivoqué”.

Con estas palabras concluyó la mañana de ayer la declaración de un joven de 24 años, quien renunció a su derecho a guardar silencio y proporcionó su testimonio en la audiencia de juicio que se efectuó por vía telemática con el Tribunal Oral en lo Penal de Punta Arenas. Precisamente, el imputado fue sorprendido a inicios de este año por detectives de la Policía de Investigaciones (PDI) intentando ingresar marihuana a la ciudad de Puerto Natales.

 

Acusación

Según la acusación del Ministerio Público, el hecho fue descubierto alrededor de las 15.00 horas del pasado viernes 10 de enero, cuando el acusado identificado como Helder Jans González Saravia acababa de llegar en un vuelo proveniente desde Santiago al aeródromo Teniente Julio Gallardo, momento en que fue percibido por los canes detectores de sustancias ilícitas, y tras su revisión se le encontró la cantidad de un kilo 414 gramos de cannabis sativa, la que llevaba adosada a su cuerpo en tres fajas plásticas, dos en sus piernas y una en su espalda, y que estaba destinada a la distribución entre los consumidores de la capital de Última Esperanza.

En aquel entonces, la Brigada Antinarcóticos de la PDI avaluó el total de la droga en la suma aproximada de 21 millones de pesos, la que eventualmente sería distribuida en 1.440 dosis.

 

Admitió responsabilidad

Bajo este contexto, el joven dio a conocer su versión de los hechos, enfatizando en que él solamente actuó de “burrero”, debido a que le iban a pagar un millón de pesos por transportar la sustancia ilícita.

“Yo tomé un vuelo proveniente de Santiago a Puerto Natales, venía con un kilo de marihuana. En ese entonces, yo llegué y alcancé a salir del aeropuerto y me monté en un vehículo de una persona que el dueño de la droga envió para que me recoja, al cual yo solo había visto una vez antes. Cuando me subí, llegaron dos PDI, quienes golpearon el vidrio y me dijeron que me harían un control de identidad. Los acompañé adentro del aeropuerto, al baño, me preguntaron si traía droga y les dije que sí, y voluntariamente entregué la droga. Me tomaron fotos y de ahí nos fuimos a la PDI, y ahí me di cuenta que no era un kilo, sino que un kilo y 414 gramos. Ahí perdí contacto con la persona que dijo que me iba a ayudar y que me iba a pagar un millón de pesos por traer eso, de lo cual nunca se me pagó nada”.

Tras ser interrogado por el fiscal Manuel Soto, el acusado detalló que la sustancia ilícita se la entregó un ciudadano de nacionalidad colombiana identificado como José Andrade Palomeque, a quien conocía con el pseudónimo de “Cali”, pero al estar en la cárcel, otros internos le revelaron el nombre del sujeto, dato que aportó con posterioridad para colaborar con el esclarecimiento de los hechos.

Asimismo, aseguró que él no tenía conocimiento respecto a quién debía entregarle la droga, sino que una vez cuando llegase a la capital de Última Esperanza se le iba a avisar.

 

Ya había transportado droga

No obstante, reconoció que anteriormente, en diciembre del año pasado, ya había transportado 80 pastillas de éxtasis a Natales, de las cuales le pagaron la suma de 200 mil pesos, cuya destinataria era una amiga suya, que también provenía de Santiago, pero que había llegado a Magallanes a trabajar, la cual tenía contacto directo con el colombiano antes referido.

Posterior a su declaración, comenzó a rendirse la prueba pericial, documental y testimonial, y tras un par de horas, los magistrados Guillermo Cádiz, Jovita Soto y Luis Álvarez dieron a conocer su veredicto condenatorio, declarando culpable a González Saravia por el delito de tráfico de drogas.

Cabe señalar que en este caso, el ente persecutor solicitó inicialmente una pena de siete años de cárcel efectiva, además de una multa de 200 unidades tributarias mensuales (UTM), lo cual se conocerá en la audiencia de lectura de sentencia que quedó fijada para el mediodía de este jueves 17 de septiembre.

Pingüino Multimedia entrega este espacio a su público para la expresión personal de opiniones y comentarios, apelando al respeto entre los usuarios y desligándose por completo del contenido de los comentarios emitidos.

Comentarios