ezgif-6-d7f14afee772.gif
7 de diciembre de 2021
El tiempo - Tutiempo.net

Avenida España #959
61 2 292900

Súmate a nuestras redes sociales

Ediciones Anteriores

Buscador de noticias

RECIBE GRATIS

Diario El Pingüino todos los días donde quieras.
Lo último de nuestras redes sociales
Columna de opinión

La desconfianza en el paraíso

opinion
24/10/2021 a las 12:46
Pablo Oyarzo
862

Hermes Hein, Abogado

La condena a la violencia en estos días se asemeja a la promesa del paraíso, donde se nos oferta un lugar hermoso y tranquilo en el cual viven las almas de los justos y gozan de completa felicidad, tranquilidad y condiciones para hacer negocios. En cambio, quienes protestan en las calles por mejores condiciones de vida van al lugar donde las almas mueren en pecado, sin haberse arrepentido de sus faltas, para sufrir toda suerte de calamidades o al menos una prologada prisión preventiva, en realidad se les envía al infierno.

Al menos el camino al infierno está plagado de buenas intenciones. Por el contrario, se suele desconfiar de las ofertas al paraíso, porque está aún fresca en la memoria colectiva que éste conduce con mayor frecuencia a la tranquilidad de los cementerios o al menos a la ceguera provocada.

La renuncia al fundamentalismo y/o a una cuota de mesianismo nos obliga a tener una medida algo más terrena, privilegiar la unidad y los acuerdos posibles para poder disfrutar de la paz social y tranquilidad que la realidad nos permite. Esta actitud, rechaza declaraciones de guerra contra enemigos ocultos y poderosos entre los chilenos, sino que privilegia el reconocimiento del otro en la plenitud de su dignidad y derechos.

Quienes provocan desmanes en un contexto de protesta o antes de ella incendiando un Paradero de Buses a la salida del Hospital Regional, no han perdido su calidad ciudadana y precisamente por ello son susceptibles de reproche, caso contrario serían humanoides, como en algún momento se catalogó a los disidentes o delincuentes.

Nos faltan sólo treinta días para las elecciones presidenciales, conocidos sus resultados los chilenos no nos dividiremos entre puros y pecadores, sino que seguiremos siendo las mismas personas que deberemos convivir, compartir y trabajar, no para expiar nuestros pecados, sino que tan sólo para continuar con nuestras vidas muy normales y hasta corrientes, deberemos concurrir a las Clínicas o Hospitales que podamos financiar, los niños y jóvenes retornaran a las escuelas y liceos que necesitan el retorno a sus actividades presenciales, para hacerlas algo más integradas y obtener mejores resultados, los adultos mayores quizá morirán en la esperanza de una pensión digna, porque los costos suelen tropezar cuando no hacer zancadillas a las buenas intenciones.

Las elecciones son una oportunidad para instalar esa sana y necesaria desconfianza en el paraíso, donde sólo nacen y crecen personas llenas de virtud y espíritu cívico. Cuando las instituciones funcionan aseguran una convivencia equilibrada y razonable, inclusive con los menos virtuosos o afortunados como aquel anciano que transformó el Paradero de Buses en su morada, a las puertas del hospital.

Francia no sucumbió por los chalecos amarillos ni los Estados Unidos, capituló por las recientes protestas, Chile no lo hará, no será la excepción, por tanto la alharaca y las promesas de paz y tranquilidad con ofertas a la salvación en nada contribuyen.

Pingüino Multimedia entrega este espacio a su público para la expresión personal de opiniones y comentarios, apelando al respeto entre los usuarios y desligándose por completo del contenido de los comentarios emitidos.

Comentarios


Publicidad