25 de mayo de 2024
El tiempo - Tutiempo.net

Avenida España #959
61 2 292900

Súmate a nuestras redes sociales

Ediciones Anteriores

Buscador de noticias

RECIBE GRATIS

Diario El Pingüino todos los días donde quieras.
Lo último de nuestras redes sociales
Columna

Como consolidar conductas

opinion
14/05/2024 a las 14:33
Pablo Oyarzo
852

Rosa Martínez, Sicóloga

Conocer cómo funciona el refuerzo o premio en los seres humanos, puede ser de mucha utilidad en diversos ámbitos tales como: la crianza de los hijos o en el trabajo.

El refuerzo es un recurso que se emplea con el objetivo de premiar aquellas conductas o comportamientos de modo que se fortalezcan y consoliden. Se trata de proporcionar algún tipo de recompensa o reconocimiento para favorecer que se repita el comportamiento deseado por parte de la persona. Un ejemplo de esto sería: un padre que premia con un juguete a su hijo cuando el niño ayuda a ordenar su dormitorio.

Algunos beneficios del empleo del refuerzo son los siguientes:

- Enseña la forma correcta de comportarse en lugar de centrarse en lo que no se debe hacer.

- Aumenta la motivación. Un refuerzo es un potente motivador que sirve para aumentar o mantener conductas adecuadas. Por ejemplo, reconociendo aquello que la persona hace bien, mediante el refuerzo se promueve que siga teniendo ganas de comportarse de la forma señalada.

- Mejora la autoestima otorgando refuerzos o premios, potencia que los niños tengan un mejor auto concepto sobre sus capacidades y competencias. Porque se está premiando aquello positivo que es capaz de ejecutar.

Algunos reforzadores podrían ser:

- La atención: es rápida y fácil de aplicar y se sabe que un potente reforzador. Dirigir la mirada, sonreír, preguntar o comentar algo rápidamente. Hay que ser consciente de la importancia que tiene prestar atención para no reforzar conductas inadecuadas cuando se les presta atención.

- Las recompensas y los privilegios: Hay que tener presente que no todas las personas reaccionan de las mismas maneras frente a los refuerzos. Por ejemplo: a un niño darle un chocolate puede ser un permio. Sin embargo, para otro podría ser permitirle quedarse un poco más tarde de lo habitual jugando. Por ello será necesario identificar claramente los refuerzos que funcionan con cada persona. Estos pueden ser recompensas materiales (un chocolate) o inmateriales (un halago).

El refuerzo debe darse sólo inmediatamente después de la conducta que se quiere mantener y nunca hay que darlas antes o darlas si no se ha producido la conducta que se quiere mantener o consolidar.

También hay que tener en cuenta que no suelen producir un cambio inmediato, sino que funcionan con lentitud. Por ello, hay ser consistentes en reforzar cada vez que se presente la conducta concreta que se desea incrementar.

- Hay que tener claro que lo primero es identificar cuáles son las conductas concretas que se van a reforzar. La recompensa debe ser utilizada solo después de que se produzca el comportamiento esperado. Porque la persona debe asociar la recompensa al comportamiento para afianzar esa relación entre el comportamiento y el resultado.

Esta técnica sirve para casi cualquier ámbito en el que se quiera instaurar, potenciar, o mantener una conducta. Se puede utilizar para crear hábitos en la casa como guardar los juguetes, modificar conductas desobedientes, o potenciar la motivación en el trabajo.

Pingüino Multimedia entrega este espacio a su público para la expresión personal de opiniones y comentarios, apelando al respeto entre los usuarios y desligándose por completo del contenido de los comentarios emitidos.

Comentarios


Publicidad