Opinión

Estado de excepción constitucional en emergencia y necesidad de modificaciones

opinion
01/12/2019 a las 00:51
Francisco Sanchez
785

Francisco Sánchez es Historiador, magíster en Historia y magíster en Ciencias Militares y Planificación Estratégica

En la década de los 60 se dio cuerpo estructural al Estado de Excepción Constitucional en Emergencia (EECE), el cual parte de un contexto que es radicalmente distinto al actual, con bases en los entendimientos de Guerra Fría y el establecimiento de formas de control absolutamente distintos dado el desarrollo tecnológico actual y también elementos distintos presentes en el conflicto contemporáneo.

Es evidente que muchas cosas han cambiado en más de 50 años, entre ellos las dinámicas sociales que han conllevado a un eventual estado gelatinoso y líquido de comprender los movimientos, a pesar de planteamientos que podemos rastrear hasta Ortega y Gasset, o incluso antes. 

La actual tecnología disponible ofrece una vinculación y coordinaciones distintas, en donde posibles herramientas modernas pueden permitir un mejor actuar de los recursos del establecimiento de orden disponible. En este sentido, es necesario plantearnos desde la lógica que nos permiten los diferentes teléfonos inteligentes, en donde el registro y movilidad de usuarios puede ser rápidamente detectado, generando pruebas para vincular a delincuentes con circunstancias definidas. 

Es de esta manera que la gran cantidad de registros de saqueos, que hemos podido ver por medios de comunicación y redes sociales, nos dejan constancia del uso de estos aparatos, los cuales en su gran mayoría pueden ser fácilmente detectados y registrados para posteriores pesquisas, es aquí donde se necesita la entrega de facultades que pueden resultar claves al momento de realizar indagatorias futuras.

Por otro lado la organización de hechos, así como de el establecimiento de una guerra psicológica y comunicacional, (como ha sido la generación de fakenews y situaciones de desinformación), hacen necesario un control de este tipo de medios dentro de los contextos que genera un EECE.  Es de esta manera que la dimensión cibernética tiene que considerarse necesariamente en las facultades que se entregan a las autoridades en la instauración del orden.  Casos de alto conflicto en países tan diversos como Francia, Libano y Guatemala, por solo mencionar algunos casos han incorporado la utilización de “apagones de internet”, en donde se ha comprendido que muchas veces este canal de información ha generado coordinaciones y mayor inseguridad que los mismos hechos en desarrollo, generando así espacios de negociación directa y control de masas en forma eficiente.

Estas variantes que podemos definir dentro de los que es comprender la dimensión digital de este tipo de situaciones puede resultar fundamental, en especial cuando se puede disminuir capacidades de organización de grupos abiertamente delictivos en actos que buscan el establecimiento del terror y sobre todo la desinformación.

Estas variantes que podemos definir dentro de los que es comprender la dimensión digital de este tipo de situaciones puede resultar fundamental, en especial cuando se puede disminuir capacidades de organización de grupos abiertamente delictivos en actos que buscan el establecimiento del terror y sobre todo la desinformación

Sin embargo debemos comprender que mucho del actuar delictual actual está basado tanto en componentes teóricos de tipo gramsciano, con variantes planteadas por Enrique Le Claude, así como formas de organización que van más allá del orden espontaneó. 

Es por lo cual fundamental contar con nuevas atribuciones para las instituciones que actúen en el  resguardo de la paz y seguridad, para esto es necesario generar nuevas herramientas dentro de un contexto de alta tecnología y de inmediatez de información, especialmente considerando que el establecimiento de imaginarios son parte de un conflicto latente y que ha amparado a grupos de vándalos organizados que han dañado en forma sistemática nuestro país e institucionalidad.


PUBLICIDAD

Pingüino Multimedia entrega este espacio a su público para la expresión personal de opiniones y comentarios, apelando al respeto entre los usuarios y desligándose por completo del contenido de los comentarios emitidos.

Pingüino Multimedia entrega este espacio a su público para la expresión personal de opiniones y comentarios, apelando al respeto entre los usuarios y desligándose por completo del contenido de los comentarios emitidos.

Comentarios


PUBLICIDAD
Más noticias
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD